Cómo hacer...

1 Paso 1 para ralizarlo.
2 Paso 2 para realizarlo.
3 Paso 3 para realizarlo

Si aún tiene problemas, avísenos enviando un correo electrónico a info@laboratoriosbiosana.pe. Gracias!

HORARIO DE ANTECIÓN

Lun-Vie 8:00AM - 5:30AM
Sab - 8:00AM-12:00M

CAUSAS DEL CANSANCIO FRECUENTE

A menudo nos parece que si arrastramos el cansancio a lo largo de la jornada es porque no hemos dormido el número de horas suficiente. No obstante, hay muchos más motivos que explican la fatiga en la rutina diaria, al margen de la falta de sueño. En un reciente artículo publicado en la revista Health explican los principales motivos del sueño y el cansancio basándose en diferentes estudios científicos. Estas son las principales razones que se indican para explicar el cansancio a lo largo del día:

Te saltas el ejercicio

A veces, cuando estamos muy cansados, nos saltamos nuestra rutina de ejercicio diaria pensando que en ella gastaremos energía, pero el efecto es totalmente contraproducente. Así lo probaba un estudio de la University of Georgia, en el que las personas activas que comenzaban a practicar deporte eran mucho más enérgicas que las sedentarias y decían sentirse mucho menos fatigadas.

El ejercicio frecuente fomenta la fuerza y la resistencia, beneficia al sistema cardiovascular y es, en general, una manera saludable de poner nuestro cuerpo en movimiento. . Lejos de aumentar nuestro cansancio nos aporta energía por lo que, aunque el día haya sido duro, merece la pena hacer un esfuerzo y salir a hacer deporte, aunque sea durante veinte minutos.

No bebes la cantidad de agua necesaria

La deshidratación disminuye nuestros niveles de energía y hace que nos sintamos agotados. Lo narra Amy Goodson, dietista en Texas Health Ben Hogan Sports Medicine, que afirma que la deshidratación causa una reducción en el volumen de la sangre. Así, el corazón es menos eficiente y se reduce la velocidad a la que el oxígeno y los nutrientes llegan a los músculos y los órganos. Por todo ello es necesario beber mucha agua y mantenernos hidratados en función de nuestro peso y el clima. De lo contrario, nos sentiremos fatigados sin saber por qué.

No tomas la cantidad de hierro necesaria

Del mismo modo, una deficiencia de hierro puede debilitarnos notablemente. “Te hace estar cansado porque es menor el oxígeno que viaja a los músculos y las células”, dice Goodson. Debemos, pues, ingerir la cantidad de hierro necesaria para evitar la anemia o la debilidad general. Goodson apunta que la falta de hierro puede deberse a un problema mayor de salud, por lo que es recomendable acudir al médico si se cree que se padece.

Eres perfeccionista

Según Irene S. Levine, profesora de psiquiatría en la New York University School of Medicine, intentar alcanzar la perfección –algo que es, en todo caso, imposible nos lleva a trabajar con más intensidad y durante más tiempo del que sería necesario para obtener buenos resultados. “Nos imponemos metas tan irreales que son muy difíciles o imposibles de alcanzar y al final, no le vemos el sentido ni la satisfacción personal”. Levine recomienda establecer una hora límite a partir de la cual no se trabaja más y cumplir con dicha regla de manera sistemática: nos daremos cuenta de que el tiempo extra que estábamos destinando a nuestro trabajo no contribuía realmente a mejorarlo.

Haces una montaña de un grano de arena

Si eres de los que asume que le van a despedir cuando el jefe les llama o de los que evita ir en bici para eludir un accidente, puede que sufras de una ansiedad que te deja mentalmente exhausto. Levine dice que esto ocurre a menudo a las personas que siempre esperan lo peor de cada situación. Cuando nos encontremos pensando ese tipo de cosas debemos respirar profundamente e intentar ver las cosas con perspectiva. Salir a la calle, meditar o hacer deporte contribuirá notablemente a ponernos de mejor humor.

Te saltas el desayuno

La comida es como gasolina para nuestro cuerpo, y cuando dormimos seguimos consumiendo dicha gasolina. De modo que es importante romper el ayuno al despertarnos para recargar la energía que necesitaremos para afrontar el día.

No sabes decir que no

Complacer a la gente nos hace a veces llegar al límite y gastar toda nuestra energía y nuestra capacidad de alegría. Llegados a este punto, podemos volvernos resentidos y enfadarnos con los demás. De modo que cuando alguien te pida cualquier cosa que esté fuera de lugar o que no sea responsabilidad tuya, debes saber decir que no de manera educada pero firme. Ahorrarás la energía para lo verdaderamente importante.

Tienes un escritorio desordenado

Un escritorio atiborrado de cosas nos agota mentalmente y nos impide concentrarnos. Además, limita la capacidad del cerebro de procesar información, según explicaba un estudio de la Princenton University. Lo mejor que puedes hacer al final del día es dejarlo todo recogido y ordenado para el día siguiente, te ayudará a tener una actitud positiva por la mañana.

Compruebas el email antes de dormir

La cama debería ser sólo para dormir y no para comprobar una vez más si tienes algún correo electrónico. El uso de la tableta o del smartphone desde la cama es uno de los principales causantes de insomnio. En general, deberíamos evitar las pantallas en los momentos previos al sueño.

Confías en la cafeína para despertarte durante el día

El abuso de cafeína puede producir un desorden serio en nuestro ritmo de sueño. Un estudio publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine revelaba que consumir cafeína incluso seis horas antes de irse a la cama afectaba a nuestro sueño, de modo que es bueno reducir la ingesta de cafeína a partir de la hora de comer.

Trasnochas los fines de semana

Cuando salimos el sábado por la noche solemos despertarnos muy tarde el domingo, de modo que cuando llega la hora de acostarse nos es imposible, y madrugar el lunes se convierte en un infierno. Por ello los expertos recomiendan ponerse el despertador y, si fuera necesario, echarse después una siesta de veinte minutos. O, en último caso, salir el viernes y hacer del sábado un día de ocio más tranquilo.

ALIMENTOS QUE AYUDAN A QUEMAR LA GRASA CORPORAL

¿Cuántas has intentado quemar grasa sin resultado? Pues no importa la cantidad de dietas que hayas hecho porque no existe ninguna fórmula mágica para eliminar la grasa del cuerpo si no cambias tu “habito” y lo mantienes así por mucho tiempo: chau a la vida sedentaria y a la mala alimentación.

Aquí, algunos alimentos que no solo son nutritivos, sino que también ayudan a acelerar nuestro metabolismo naturalmente:

Pescado

Si buscas una carne ideal para tu dieta quema grasas, el pescado es rico en proteínas y bajo en grasas ayuda a fortalecer nuestros músculos, empleando para esto la grasa acumulada como fuente de combustible. Además, es una fuente de omega-3, un tipo de grasa buena que ayuda a limpiar nuestras arterias.

Recomendación: Consumir pescado tres veces por semana, en preparaciones simples como en ceviches, sudados, al vapor o al horno.

Rocoto

Consumir rocoto también puede ayudarnos a quemar grasa de reserva. ¿Por qué? Este alimento es rico en “capsaicina” ”, es un antioxidante que genera calor en el cuerpo, acelerando nuestro metabolismo hasta en un 23%.

Esta capacidad termogénica se produce cuando la capsaicina se libera en nuestras papilas gustativas y llega al cerebro. Aunque el efecto es momentáneo, puede contribuir a la pérdida de calorías en personas que practican actividad física y siguen una dieta adecuada para quemar grasas.

Te recomendamos consumirlo con moderación y sin pepas, ya que al ser un irritante natural, en dosis extremadamente altas la capsaicina puede ser tóxica.

Té verde

Después del agua, el té es la bebida más consumida en todo el mundo. En su variedad verde, se convierte en un poderoso antioxidante para quemar las grasas ya que ayuda a acelerar el metabolismo, facilita la digestión y evita la retención de líquidos.

Algunos estudios también apuntan a que la poderosa actividad antioxidante de los polifenoles presentes en el té verde, podría proteger a nuestras células del daño oxidativo y prevenir el cáncer (Instituto Nacional del Cáncer, EE.UU.).

Caigua

La caigua es una verdura rica en fibra que actúa como una esponja que atrapa los glúcidos y las grasas que consumimos. Además, ayuda a mantener la anciedad y es un alimento muy bajo en calorías (93% de su composición es agua).

Pero eso no es todo, se ha demostrado que tambien se destaca por su capacidad para reducir el colesterol LDL (colesterol malo) e incrementar el HDL (colesterol bueno). Puede consumirse en jugos, ensaladas y otras comidas.

Berenjena

Al igual que las caiguas, la berenjena es una hortaliza que contiene gran cantidad de agua (92%) y poca grasa. Además, es rica en antioxidantes y fibra que contribuye a mejora la digestión y eliminar la grasa de la zona abdominal. Puedes consumirla en jugos, extractos y ensaladas.

Brócoli

Los beneficios del brócoli son innegables y no puedes dejarlo fuera de tu dieta quema grasas. Además de ser rico en vitaminas y minerales (vitamina a, vitamina c, ácido fólico, etc.), el brócoli es baja en calorías es una excelente fuente de antioxidantes y fibra que nos ayuda a sentirnos saciados.

La mejor manera de prepararlo para conservar todas sus vitaminas y antioxidantes es cociéndolo un máximo de 15 minutos al vapor.

Aceitunas

Son buena fuente de grasas monoinsaturadas (omega-9), un tipo de grasa ligera que ayuda a limpiar las arterias y barrer con el colesterol malo. Además, posee una fibra muy digestiva que nos da un efecto laxante.

Algas marinas

Son altamente nutritivas y están consideradas como la mejor fuente quema grasa. Sin embargo, aunque en nuestro país contamos con la mejor calidad, no estamos acostumbrados a consumir algas periódicamente.

Las algas marinas como el yuyo, cochayuyo y el nori tienen gran cantidad de yodo que activa la tiroides y acelera el metabolismo de las grasas. Además, poseen un tipo de fibra solubre que atrapa la grasa que consumimos.

¿HÍGADO GRASO?

COMO COMBATIRLO NATURALMENTE

Según EsSalud, más de 9 millones de peruanos sufren de hígado graso, condición médica que se define como un 5% de grasa extra acumulada en este órgano que cumple innumerables funciones vitales.

Esta enfermedad es producto de nuestros malo estilo de vida, es en su mayoría asintomática y solo se diagnostica con un examen de ecografía abdominal. Por ello resulta fundamental practicar y promover hábitos saludables en toda la familia, ya que el hígado graso también puede presentarse en niños.

Conveniently maximize ethical portals with strategic applications. Distinctively generate interactive web.

Principales causas

  • Malos hábitos de alimentación: exceso de comida chatarra.
  • El sedentarismo.
  • El sobrepeso y la obesidad.
  • Una pérdida brusca de peso.
  • Otras enfermedades hepáticas.

Complicaciones

Si no se controla a tiempo y progresa, esta condición puede generar hepatitis, cirrosis y hasta cáncer de hígado.

Consulta con el Doctor Rubén - Fluy Max

SUBIR